Endodoncia: ¿Qué es? y en qué casos es necesaria

Flemón dental: ¿Qué es? y tratamiento
Mayo 19, 2022
Los riesgos de los piercings para nuestra salud bucal
Junio 8, 2022

Endodoncia: ¿Qué es? y en qué casos es necesaria

Cuando vas a una revisión rutinaria con tu dentista y te informa que necesitas una endodoncia, puede que la primera impresión sea de susto o rechazo, ya que popularmente se le conoce a este procedimiento a que esta destinado a ‘’matar el nervio’’.

Pero es bueno que sepas que este tratamiento no genera molestias y se realiza de forma poco invasiva, contando con numerosos beneficios para tu salud bucodental.

A continuación, te explicaremos con mejor detalle que es una endodoncia, cómo se realiza, cuando es necesaria y sus beneficios, para que acudas a tu dentista con total confianza.

¿Qué es una endodoncia?

La endodoncia, mejor conocida como tratamiento de conducto, tiene como objetivo conservar una pieza dental en la boca que, de no ser tratado, tendría que ser extraído.

Es por este motivo que este procedimiento es el último recurso para salvar un diente enfermo y evitar que el paciente deba colocarse una prótesis o implante para sustituirlo.

Se lleva a cabo cuando la estructura dentaria tiene daños irreversibles y la pulpa está seriamente afectada.

También llamada nervio, la pulpa es el tejido blando que alberga los nervios y los vasos sanguíneos. Se encuentra recubierta por la dentina y por el esmalte y es la encargada de recibir estímulos externos.

Cuando la pulpa presenta daños, decimos que el diente está desvitalizado y en la mayoría de los casos la pieza termina en una necrosis y presentando un color oscuro.

¿Cómo se puede saber si un diente tiene daños internos?

El deterioro del nervio dental puede manifestarse de diferentes formas. Entre los síntomas más destacados, podemos distinguir las siguientes:

  • Molestias a la hora de masticar, tanto en términos de dolor como de sensibilidad dental.
  • El oscurecimiento del tono de una pieza dental en concreto.
  • La percepción de mal sabor en la boca ocasionado por el proceso infeccioso.
  • La aparición de una fístula o flemón.

Este daño puede venir motivado por dos motivos principales:

  • Debido a una caries que no ha sido tratada a tiempo y la infección alcanza la pulpa dental.
  • Cuando el diente ha recibido un fuerte golpe y, se rompa o no, el diente queda desvitalizado. Aunque un traumatismo no fracture el diente, debemos acudir al dentista para que valore si hay daños internos.

Si se produce un impacto, es probable que el nervio se resienta y nuestro diente quede calcificado. Este estado supone también la desvitalización de la pieza, pero sin llegar a necrosarse.

¿En qué consiste una endodoncia?

El objetivo del tratamiento de conductos es la eliminación del paquete vasculonervioso, es decir, del tejido pulpar o nervio.

Después, se limpian y sellan los conductos del diente para evitar la afección de un nuevo proceso infeccioso en el futuro.

Finalmente, se reconstruye la pieza afectada a través del método que el odontólogo considere adecuado para cada caso.

Es posible colocar una corona o funda, pero si no existe una pérdida considerable de la estructura, es posible elegir entre una reconstrucción o incrustación.

Beneficios de la endodoncia

Siempre que la estabilidad del tratamiento esté asegurada, el especialista descartará la extracción de la pieza dentaria y optará por la realización de una endodoncia.

Esta decisión viene motivada, fundamentalmente, por tres motivos:

  • La endodoncia es un tratamiento menos invasivo que las exodoncias.
  • Un implante no puede competir en funcionalidad ni estética con el diente natural.
  • Con la endodoncia evitamos los problemas derivados de perder una pieza dentaria y no reponerla en el momento: problemas de oclusión, pérdida de hueso, entre otras.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *